Publicado por el Abr 6, 2016 en Tesoros Humanos Vivos |

Mirta Vega

Después de dos años de haber recibido el premio como “Tesoros humanos vivos”, por parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), los representantes de la Cofradía de Fiscales San Juan Bautista de Calbuco, Luis Alberto Ruiz y Arcadio Arenas, viajarán a la Santa Sede, donde serán recibidos por el Papa Francisco.

El viaje fue gestionado por el alcalde de Calbuco, Rubén Cárdenas, quien solicitó la subvención al Concejo Municipal para premiar a quienes fueron designados con la distinción a la agrupación que tiene una historia de más de 300 años.

El procurador Luis Alberto Ruiz y el fiscal mayor Arcadio Arenas son representantes de los fiscales de las 37 capillas que existen en la comuna, donde realizan un intenso trabajo de ayuda espiritual y mantención de la infraestructura.

Junto a estos dos miembros de la Cofradía, concurrirá el alcalde Rubén Cárdenas, su esposa y el párroco Francisco Núñez.

Por este motivo, mañana se ofrecerá a las 19.30 horas una misa de despedida de la comitiva que viaja al Vaticano y que representará a la comuna y su parroquia.

La audiencia con el Papa se realizará el miércoles 13 de abril en el aula Paulo VI de Roma y el motivo principal será presentar a los dos fiscales de la Parroquia San Miguel de Calbuco, por el reconocimiento como Tesoros Humanos Vivos, programa instituido por la Unesco e implementada por el Consejo Nacional de la Cultura en Chile, único país en Sudamérica que acogió el proyecto. El municipio postuló para el concurso del 2012 a la Cofradía “porque queremos que se mantengan y darle mayor realce y por ello también hicimos la gestión para que los reciba el Santo Padre”, sostuvo ayer el alcalde, que entregará los saludos de la comunidad católica y espera recibir las bendiciones para la comuna, que tiene la institución cristiana más antigua de Chile.

La delegación permanecerá por una semana en Italia, donde realizarán un itinerario desconocido aún por los viajeros.

El procurador Luis Alberto Ruiz no se hace ninguna expectativa de este viaje y contó que cuando se enteró que estaba invitado a encontrarse con el Papa, no lo podía creer. “Somos personas sencillas que servimos a los necesitados, acompañando cuando tienen dificultades o ante la muerte de un ser querido. Ahí estamos acompañando por quien a partido; así somos, ahí estamos, por lo que no tenemos expectativas de este viaje”. También comentó Ruiz que la gestión en el Vaticano se concretó a través del cardenal Francisco Javier Errázuriz. “Para nosotros esto era inalcanzable. Somos de pocos recursos, pero tenemos la sabiduría de Dios para ayudar como fiscales de nuestra Iglesia y recibimos ésto como premio”, contó el procurador, quien siente “una alegría muy grande poder visitar al Santo Padre”.

Entre otras tareas que los fiscales ofician como asesores espirituales, realizan rezos, asisten a las personas enfermas y, con autorización de sacerdotes, dan la comunión, en casos especiales, explicó el alcalde Cárdenas.

La Cofradía es conocida por ser una institución que surgió a comienzos del siglo XVII en el archipiélago de Chiloé. Los fiscales son escogidos por sus comunidades correspondientes, para que el párroco los autorice para realizar tareas religiosas en su ausencia, reúna a la comunidad a orar y efectuar funciones específicas como bautizar a los niños, asistir a los moribundos, cuidar el cementerio, entre muchas otras labores que deberá desempeñar durante toda su vida.

La distinción en el ámbito del patrimonio cultural inmaterial, es reconocer la trayectoria de cada uno de los Tesoros Humanos Vivos y su entrega desinteresada hacia la comunidad.

vía El Llanquihue