Publicado por el Oct 15, 2015 en Tesoros Humanos Vivos |

vía: mapuexpress.org

zuni

Zunilda Lepin Henríquez,  originaria de la comunidad de Lumahue, tiene cuatro hijos,  nietos y hasta bisnieta. Vive actualmente en la comuna de Temuco, donde tiene un local familiar llamado Zuni Tradiciones en el mítico Barrio Tucapel, un restorán de comida campesina donde solo se venden alimentos orgánicos, libre de químicos y transgénicos.

Zunilda Lepin es defensora de la semilla nativa y campesina mediante el resguardo, uso, valoración e intercambio a través de la promoción de una de las instituciones ancestrales de intercambio donde ella ha sido activa en su recuperación: “El Trafkintu”. A partir de estas prácticas tradicionales del pueblo mapuche y también de tradición campesina, es una promotora de la soberanía alimentaria y  su propuesta culinaria en “Zuny Tradiciones”, ha logrado impacto y reconocimiento a nivel local, regional y nacional.

La Sra. Zuni, luego de años de aportes al patrimonio cultural y a la soberanía alimentaria en la Araucanía, recientemente fue reconocida por parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) como “Tesoro Humano Vivo”.

Tiempo atrás, el portal sobre Patrimonio Inmaterial en Chile, Sigpa, publicaba sobre la Sra. Zuni: “Para ella, curadora de semillas es un concepto inventado, pero dice que todos los campesinos que respetan sus tradiciones deberían ser curadores de semillas. Siempre le han gustado las huertas, jardines, por lo que asiste a intercambios, trafkintus, a nivel local, nacional (…) para tener nuevas semillas que plantar y recuperar algunas que ha perdido”.

La importancia de las curadoras de semillas, según la señora Zuni, radica en las prácticas dañinas que rodean a los campesinos y los alimentos que consumimos, por eso hay que resguardar las semillas antiguas, esas que no han sido intervenidas, ni que se les aplican químicos en las siembras, para prevenir enfermedades.

zuni2El portal destaca que actualmente la Señora Zunilda, posee una huerta de más de treinta años de antigüedad donde tiene muchas plantas, no hay un orden, porque antes no se usaba eso, es un huerto campesino, donde coexisten diferentes plantas comestibles, ornamentales y medicinales, pero ella sabe el lugar exacto donde esta cada una de sus plantas, conociendo sus beneficios. Entre las plantas y semillas que posee se encuentran unas siete variedades de calabaza y diez de ajíes.

Para cosechar las semillas estas deben estar secas, y debe guardarlas en un lugar oscuro, utiliza bolsitas de papel y de harina para guardar las semillas y que no se humedezcan, planta en cada oportunidad que puede.

En invierno dice ella, es más frecuente que haya trafkintu para aprovechar las patillas y renuevos. Después viene la siembra de legumbres en septiembre / octubre junto con los almácigos, luego los trasplantes y la cosecha, donde se aprovecha de guardar las semillas y recomenzar el ciclo.

Ella dice que la comida debe ir acompañada con su respectivo remedio – medicina, y este principio lo aplica en su cocina, destacándose en jugos naturales, platos de corte gastronómico y postres, como el de quinua con frutilla o el de mote dos leches.

La señora Zuni ha participado en diversas actividades que se han realizado en Chile y en otros países, relacionadas con las semillas, la soberanía alimentaria y la gastronomía, a través de su espacio de participación denominado “Red de semillas Libres Wallmapu”.

Fuente: http://www.mapuexpress.org/?p=4532