Publicado el Abr 11, 2017 en ColoquiosPatrimonio

  • Este 6 y 7 de abril se llevó a cabo en Santiago el plenario organizado por el  Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en conjunto con  universidades públicas a lo largo del país. 
  • La necesidad del reconocimiento constitucional de la diversidad cultural y territorial, como base de una política pública descentralizada, que permita mayor eficiencia y participación  en la definición, protección y gestión del patrimonio,  fue uno de los puntos de encuentro de las posturas planteadas.

Bajo el llamado  “El patrimonio, ¿bien común o bien de mercado? se llevaron a cabo durante 2016 los doce “Coloquios Regionales del Patrimonio”, en los que actores sociales diversos, del ámbito académico, organizaciones comunitarias, fundaciones, representantes de comunidades, pueblos originarios y afrodescendientes, instituciones públicas, gestores culturales, entro otros, se reunieron en las principales universidades públicas del país para reflexionar acerca de las problemáticas y desafíos relacionados al patrimonio cultural local y nacional.

Recogiendo la mirada local y la representación de la diversidad social, territorial y cultural  y validando el espacio académico como el lugar por excelencia para la producción del pensamiento crítico, los doce Coloquios Regionales del Patrimonio realizados el 2016, organizados por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), se enfocaron en la construcción colectiva de una definición de patrimonio que de cuenta del respeto y valoración de la diversidad cultural y ponga de relieve tanto los aspectos comunes como las distintas realidades y visiones que coexisten a lo largo del territorio, y que demandan una atención particular por parte del Estado y la sociedad en su conjunto.

A modo de cierre de este proceso reflexivo y participativo, se realizó el plenario de los Coloquios Regionales del Patrimonio en el Museo de la Educación, en Santiago, este 6 y 7 de abril, con el fin de establecer diagnósticos y propuestas que sirvan de base para una futura política pública de patrimonio en el marco de la ley que crea el futuro Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El trabajo en las mesas de conversación se articuló en nueve ejes vinculados a temas como Territorio, paisaje y descentralización; Diversidad cultural; Cultura popular y tradicional; Turismo y desarrollo sustentable; Pueblos originarios; Participación y sujetos de patrimonio; Educación;  Patrimonio material e inmaterial y Valoraciones del patrimonio.

El encuentro fue clausurado por la jefatura del Departamento de Patrimonio Cultural del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Solange Díaz, quien agradeció y valoró especialmente la disposición y dedicación de todos los participantes, quienes se comprometieron a una fase final de revisión, consolidación y redacción de los informes de sus respectivas mesas.

“Este ejercicio de participación ciudadana es fundamental  para que las materias tratadas pueden tener eco en los actuales procesos que nos encontramos impulsando”, dijo Díaz, haciendo referencia a la reciente firma por parte de la Presidenta Bachelet del Proyecto Ley que modifica el capítulo XV de la Constitución, para la convocatoria a una Asamblea Constitucional, “mecanismo que permitirá abrir aún más el dialogo respecto de los aspectos transversalmente expuestos por los asistentes respecto de los derechos culturales, reconocimiento de la diversidad, multiculturalidad y plurinacionalidad”

Asimismo, afirmó que “los principios orientadores de la indicación sustitutiva que crea el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, incluyen los tópicos y demandas aquí manifestadas, por cuanto éstas se constituyen en el pilar de la nueva institucionalidad: el principio de la diversidad cultural, de la democracia y participación cultural, el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, la libertad de creación y valoración social de los creadores y cultores, el reconocimiento de las culturas territoriales, el patrimonio cultural como un bien público, el respeto a los derechos de los creadores y cultores y el  principio de la memoria histórica.”

Desafíos compartidos

Los conflictos y el impacto en los territorios y las comunidades provocado por la irrupción del turismo y la explotación industrial de los recursos naturales; la redefinición de los conceptos y criterios referidos a la cultura en general, el  patrimonio y su puesta en valor y conservación; la problemática de las comunidades rurales e indígenas y la protección de sus sistemas culturales; la educación como agente de consolidación y proyección de la cultura tradicional; la legislación para la protección de los derechos y bienes patrimoniales; los desequilibrios de poder en la toma de decisiones; las disputas entre agentes e intereses que amenazan el patrimonio; la necesidad del registro, investigación y visibilización de las identidades locales. Todos ellos son algunos de los múltiples temas que deberá abordar la nueva legislación.