04

Esta agrupación de mujeres de familias pescadoras de la localidad de Laraquete, comuna de Arauco, es la continuadora de una tradición local con más de cien años de antigüedad, consistente en la preparación y venta de un sandwich hecho de tortilla de rescoldo rellena con mariscos de la zona. Este sándwich representa en propiedad las características de la cocina de una comunidad emplazada entre el campo y el mar, reuniendo el producto campesino de las siembras y cosechas con el aporte de la recolección de litoral. La agrupación es también testimonio de las capacidades de un grupo de mujeres locales por mantener y mejorar las condiciones para realizar este esforzado oficio y mantener con ello el importante protagonismo histórico que las palomitas han tenido en la economía familiar y el desarrollo de la comuna.
Por otra parte, la tortilla con mariscos mantiene vigente una arcaica forma de cocer pan, mediante una técnica muy anterior a la del horno. Esta práctica se basa en el principio de la radiación térmica y opera mediante la liberación de calor de la arena que ha sido previamente calentada por una hoguera. En efecto, el rescoldo es la mezcla de arena y cenizas, sobre el cual se hace el fuego del hogar y que se mantiene encendido por varias horas. La cocción se realiza enterrando las tortillas crudas hasta que éstas alcanzan el punto de cocción. Una vez cocidas deben ser raspadas para eliminar de la superficie restos de arena y áreas retostadas. El resultado es un pan poco leudado, gustoso y de superficie crocante.

Las Palomitas de Laraquete son quizás, las únicas continuadoras del oficio de vendedoras de tortillas en las paradas de trenes, oficio que se remonta a los orígenes de los ramales ferroviarios donde habitualmente de hacia trasbordo de pasajeros. En el pasado hubo también palomitas en las estaciones de La Calera, donde antiguamente estaba el ramal norte y donde se vendía tortillas con pernil y palta. El otro punto memorable era Antilhue, estación desde donde salía el ramal a Valdivia y en el que las palomitas vendían tortillas con longanizas. Todas ellas desaparecieron tras los profundos cambios introducidos por la desaparición del tren como medio de transporte de pasajeros. No obstante, las palomitas de Laraquete supieron adaptarse a estos cambios y han mantenido vivo un oficio con alto sentido de identidad y pertenencia.

Los primeros antecedentes de la existencia de “venteras de Laraquete” se encuentran en el ramal de ferrocarril de Concepción a los Ríos de Curanilahue, donde venden por décadas sus productos y que los turistas han identificado como el símbolo de la localidad. El trabajo de elaboración de la tortilla ha sido generalmente familiar y de mucho esfuerzo, tanto así que logró posicionarse como el principal y mas estable recurso económico en una caleta con un clima invernal que dificulta mucho la pesca artesanal. El protagonismo de las venteras de tortillas de Laraquete se ha reflejado en ser el pilar económico de muchas familias y en la participación de la organización y desarrollo histórico de la localidad

RECONOCIMIENTO 2016

Se entrega el reconocimiento Tesoros Humanos Vivos 2016 por la mantención y vigencia del patrimonio alimentario (tortillas de rescoldo), a través de la organización femenina y la memoria colectiva.

Trailer Documental