Publicado el Mar 1, 2017 en Canto a lo Poeta

El viernes 24 de febrero, a la edad de 85 años, falleció don Segundo del Carmen Correa Orellana, quien fuera considerado uno de los más descollantes cantores a lo divino y payadores de Cachapoal y sus alrededores.

Don Segundo nació el 16 de julio de 1931 en el sector de Los Quillayes. Hacia 1950 se trasladó a la antigua hacienda El Durazno, sector que hoy se conoce como La Llavería, comuna de Las Cabras. A los nueve años de edad se inició en el arte popular de canto a lo poeta: “solo, de oído y de memoria, escuchando cantar a mis tíos”. Don Segundo aprendió pues, siguiendo el mismo proceso de aprendizaje que han seguido la mayoría de los buenos poetas del campo chileno.

Corría la década de 1940 cuando don Segundo empezó a salir a encuentros y novenas. Con solo 16 años de edad y siempre en compañía de su hermano Juan Andrés, los hermanos Correa comenzaron a ser cantores muy solicitados. Eran años en que la mortalidad infantil asolaba los campos chilenos, por lo que era muy frecuente que lo fueran a buscar personas de diversos sectores de la zona para cantar y dar forma a uno de los más sentidos rituales del campo chileno: el velorio de angelito. Prestando este servicio espiritual en forma solidaria, don Segundo recorrió con sus versos y entonaciones La Estrella, Santiago, Curicó, Isla de Yáquil, Nancagua y otros tantos poblados de la antigua provincia de Colchagua y de la zona central, codeándose con muchos otros grandes cantores.

Se casó con doña Teresa Cisternas con quien formó una numerosa familia. Trece hijos tuvieron y todos siguieron la senda del canto popular. Junto a su familia y la de su hermano Juan Andrés, los Correa han jugado un rol protagónico en la celebración y el mantenimiento de antiguas y nuevas novenas y vigilias locales, desarrollando una labor social tan intensa que en ocasiones Don Segundo y don Juan Andrés debieron turnarse para poder dar cumplimiento a las celebraciones de la localidad.

Don Segundo fue un poeta prolífico que a lo largo de su vida compuso una infinidad de versos por distintos fundados, tanto a lo humano como a lo divino. Junto a su yerno Moisés Zamudio -quien aprendió de él el canto a lo poeta— recopilaron su trabajo empastando un libro con su universo poético. Además de cantor y payador, don Segundo fue un dedicado intérprete de cuecas y tonadas, repertorio que junto al canto a lo poeta enseñó a su familia.

La gran admiración y agradecimiento de la comunidad hacia la obra de don Segundo quedaron finalmente reflejados la tarde del domingo 26 de febrero cuando tuvieron lugar las exequias de este querido cantor, cuando hasta la Parroquia de El Manzano llegaron numerosos vecinos a su despedida, colmando el templo y sus inmediaciones. También se hizo presente una importante comitiva de cantores y poetas populares provenientes de las regiones de Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y Maule. La misa de réquiem fue cantada por los poetas de la Rudilla Arnoldo Madariaga Encina y Arnoldo Madariaga López, además de Francisco Javier Astorga, Elías Zuñiga y Jose Pablo Catalán, en un ambiente de gran recogimiento y que sin duda fue la última de las ruedas de cantores a la que don Segundo asistió en este mundo.

La familia ha querido compartir uno de los tantos versos de don Segundo:

La Vejez
Cuando el hombre llega a viejo
Es un ciclo sin postura
Lo sacan pa’ la basura
Y lo botan por allá lejos.
Termina como el cangrejo
Y retrocede al revés
Anda, vete y déjame
En este mundo florido
Todo deja en el olvido
El amor y el interés.

Cuando un hombre llega a anciano
Todos lo miran en menos
Y le dicen pobre abuelo
Y hasta viejo y rabicano.
En este mundo tirano
Me olvidó quien me quería
Que fatal la suerte mía
No poder volver atrás
Por siglos y eternidad
Se va al cementerio un día.

Cuando ya avanzan los años
Y atrás no puede volver
Este mundo ingrato y cruel
Lo aleja de su rebaño.
Este mundo es un desengaño
Le acorta toda medida
Como quien va cuesta arriba
Lento tranquea el anciano
Lo pasearán de la mano
Y lo más que él aborrecía.

Cuando ya llega a cuarenta
La vida empieza a cambiar
Pierde hasta el modo de andar
Cuando ya llega a cincuenta.
Y cuando llega a sesenta
Lento tranquean los pies
Al darse cuenta el por qué
Todo ya pasa a la historia
Sólo queda en la memoria
La tristeza y la vejez.

Por fin amigo peruano
usted que es gran periodista
Sus palabras me conquistan
Como poeta americano.
Aquel apretón de manos
Que nos dimos al final
Lo quiero felicitar
Con mi sobrina querida
Por buscar sabiduría
En nuestro Chile natal.

Segundo Correa Orellana