Publicado el Ago 29, 2016 en Fiestas y Eventos

El Foro Internacional “La Periferia como Patrimonio Cultural” reunió a expertos de Venezuela, España, Portugal, Londres, México y Colombia, en tres días de trabajos de análisis y reflexión.

Considerar al ser humano como protagonista,  utilizar el poder de la imaginación, recurrir al valor del diálogo para alcanzar acuerdos y respetar las tradiciones y usos  de las comunidades que habitan en las zonas periféricas de la Ciudad de México son algunas de las recomendaciones que los expertos reunidos en el Foro Internacional “La Periferia como Patrimonio Cultural Urbano” plantearon durante el ejercicio organizado por la Oficina en México de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESO) de la CDMX.

El ejercicio de discusión, análisis y reflexión entre antropólogos, psicólogos sociales, arquitectos, artistas plásticos, urbanistas e historiadores -todos con amplios y reconocidos trabajos en zonas periféricas de Lisboa, Medellín, Bogotá, Río de Janeiro, Barcelona, Maracaibo, Caracas y Ciudad México, por mencionar algunas- forma parte del Convenio de Colaboración firmado entre la UNESCO y la SEDESO el pasado 12 de mayo del presente, para desarrollar proyectos de Colaboración en materia Educativa, Cultural y Científica.

Arquitectos como Tiago Mota, fundador del Ateliermob (Portugal), Rozana Montiel, experta en arquitectura social (México), Roberta Nicchia, especialista en ordenamiento territorial en países en desarrollo (Italia), Juan Carlos Cano, arquitecto, escritor y apasionado de la construcción sustentable (México), así como Felipe Delmont, experto en gestión del Paisaje Urbano Histórico (Venezuela), compartieron exitosos ejemplos que permitieron revalorar, ordenar y mejorar la vida de cientos de personas al devolverle la dignidad, el color, orden y seguridad a sus colonias con base en proyectos específicos y consensuados entre las comunidades, las autoridades y los arquitectos y urbanistas.

La discusión sobre cómo repensar la periferia también contó con la experiencia y claridad de Miquel Adriá (avecindado en México desde 1994), quien como docente ha impulsado el potencial de la vivienda básica; Roberto Eibenschutz, ex secretario de Desarrollo Urbano de la CDMX y uno de los grandes conocedores del complejo entramado urbanístico de la megalópolis; Ángela Giglia, experta en antropología del espacio y del hábitat; Gustavo Lins Ribeiro, director del Laboratorio de Estudios de  Globalización, y Ethel Barahona, especialista en la reflexión sobre la sostenibilidad urbana.

Igualmente, en el Foro Internacional “La Periferia como Patrimonio Cultural” (en donde la mayoría de los participantes coincidió en la necesidad de despojar al concepto de periferia de una carga discriminatoria y peyorativa) participó la artista visual Sandra Calvo (México), quien compartió su proyecto “Arquitectura sin arquitectos”, en el cual rescata el trabajo colectivo y solidario que los habitantes de los barrios marginados de Colombia llevan a cabo para construir la vivienda familiar.

Participaron también la antropóloga Paula López Caballero (México), quien ha trabajado en torno a procesos sociales en las comunidades indígenas de Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco; Ángel Panero (España), director de diversos planes de gestión en ciudades históricas, y José Luis Paredes Pacho (México), Director del icónico Museo del Chopo, enclavado en el corazón de Santa María la Rivera; también, Clara Salazar, especialista en Estudios de Población (México) y Alejandra Trejo (México), experta en  Estudios del Desarrollo, y José Luis Restrepo, ex director de Planeación de Medellín (Colombia) y quien participó en los proceso de transformación de esa ciudad colombiana, compartieron sus reflexiones sobre los retos que tiene la ciudad para formar una comunidad más igualitaria.

En el Foro Internacional “La Periferia como Patrimonio Cultural Urbano” participó también Jacqueline Priego, experta en participación social en torno a la educación y salud en jóvenes y niños en comunidades urbanas excluidas en India, Brasil y México, quien subrayó la importancia de dar esperanza, dirección y un sentido de pertenencia a las personas que habitan en las zonas periféricas (expuso el caso de la favelas de Río de Janeiro) para que los procesos de recuperación y mejora sean exitosos.

Durante el tercer día de actividades del Foro (que se llevaron a cabo en el FARO de Oriente de la Delegación Iztapalapa), los expertos se reunieron en tres grupos de trabajo para desarrollar las conclusiones y recomendaciones que se entregarán a la Secretaría de Desarrollo Social y al Gobierno de la Ciudad de México, y que servirán como base para apuntalar el desarrollo sostenible de millones de personas que habitan en núcleos urbanos con identidades culturales, sabiduría popular y tradiciones únicas que conforman un Patrimonio Cultural que merece ser revalorado y preservado.

Los expertos recomendaron también la creación de un Observatorio Ciudadano para recabar información, medir y analizar las dinámicas urbanas, sociales y de movilidad, a fin de reunir datos que permitan diseñar políticas particulares para cada zona pues, dijeron, cada una tiene su complejidad, pero también su sabiduría y cultura.

La Señora Nuria Sanz, Directora y representante de la UNESCO en México, quien presidió la primera, segunda y última mesa de discusiones, recordó toda la doctrina internacional como necesaria pero no suficiente para abordar las lecciones sociales de la periferia como patrimonio cultural y enmarcar las relaciones interpersonales, las formas de solidaridad y las soluciones del Habitar como capitalsocial, como forma de aprendizaje y como sustrato que necesita ser estudiado por un ejercicio renovado en las ciencias sociales.

En tanto, Eduardo Vázquez, Secretario de Cultura de la Ciudad de México, agradeció el trabajo de los expertos que participaron en este ejercicio de análisis y discusión ydestacó la labor de la Oficina de la UNESCO en México que, dijo,  trabaja en una agenda acorde a las necesidades de la sociedad mexicana y, especialmente, de la Ciudad de México.