Publicado el Dic 29, 2016 en Patrimonio Inmaterial

Este 28 de diciembre. el titiritero Sergio Guzmán; la tejendera y matriarca de la comunidad Colla, Basilia Escalante; los hermanos Marilicán Lindsay, dedicados a la cestería en fibra vegetal de quilineja; y representantes de Las Palomitas Blancas, colectivo femenino que elabora y vende tortillas de rescoldo llegaron hasta La Moneda para recibir la distinción otorgada desde 2009 por el Estado, a través del Consejo de la Cultura.

Acostumbrados a ejercer sus oficios y/o saberes en un perímetro -por lo general- acotado a sus localidades, y sin pretensiones más allá de mantener vivo el patrimonio inmaterial que han heredado de sus familias y cercanos, esta mañana el titiritero Sergio Guzmán; la tejendera y matriarca de la comunidad Colla, Basilia Escalante; la familia Marilicán Lindsay y el colectivo Las Palomitas Blancas, pusieron en pausa sus actividades cotidianas y asistieron a La Moneda para recibir de manos de la Presidenta Michelle Bachelet y del Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, el reconocimiento como Tesoros Humanos Vivos de Chile (THV) 2016.

Presidenta Bachelet y Ministro Ottone entregaron personalmente el reconocimiento a los Tesoros Humanos Vivos de Chile 2016.

A partir de ahora, sus nombres y oficios integran la nómina de los 42 cultores individuales y colectivos que desde 2009 han sido distinguidos como THV, programa ejecutado en Chile por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), que busca valorizar y visibilizar aquellas personas y comunidades portadoras de manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial de alta significación para el país, buscando establecer las mejores herramientas para una eficaz puesta en valor de su patrimonio, y promover su registro, transmisión y salvaguardia.

El Ministro Ottone destacó que “este año por primera vez hicimos una Encuesta de Caracterización Socioeconómica que nos permitió identificar necesidades y dificultades transversales a los reconocidos como Tesoros Humanos Vivos. De esta manera podremos diseñar un sistema de acompañamiento y seguimiento que vaya más allá de esta distinción, para que como Estado podamos fortalecer el proceso de salvaguardia de estas expresiones y sus cultores”.

Si deseas conocer los 42 Tesoros Humanos Vivos, revisa sus fichas de cultores en el Sistema de Información para la Gestión Patrimonial, SIGPA.

En el Patio Los Naranjos del Palacio de La Moneda, los cultores recibieron el reconocimiento de manos de la propia Presidenta y el Ministro de Cultura, consistente en una certificación pública de su calidad de Tesoro Humano Vivo y un estímulo económico de $ 3.000.0000 para cultores individuales, y $ 7.000.000 para los colectivos.